Aventura es un RETIRO ESPIRITUAL de ALTO IMPACTO realizado por y para jóvenes de entre 14 y 18 años (los últimos 4 años de la secundaria).

 ¿Por qué RETIRO?
Porque durante 4 días (de jueves a domingo) nos apartamos de nuestra cotidianidad (amigos, celular, familia, etc.) para encontrarnos con nosotros mismos, con nuestro entorno y con Dios.


 ¿Por qué ESPIRITUAL?
Porque se busca que uno se mire hacia adentro y se haga preguntas que quizás en lo cotidiano no nos hacemos: ¿Cómo estoy? ¿De dónde vengo? ¿A dónde voy? ¿Qué sentido tiene mi vida? buscando dar respuestas desde la fe y la razón y enriquecer así nuestro espíritu con distintas enseñanzas que podrán ser útiles en la vida cotidiana.

 ¿Por qué de ALTO IMPACTO?
La idea es dejarse sorprender, viviendo intensamente cada momento y sin querer adelantarse a lo que viene.
Es por esto que, a los aventureros/as, no se les informa el lugar ni las actividades que van a estar desarrollando en dicho retiro. No sucederá así con sus padres, a los cuales se les informa previamente lo que necesitan y las actividades que van a estar realizando sus hijos.


 Terminada la aventura, el nuevo aventurero tiene la posibilidad de seguir participando en eventos del movimiento en los que comparten, tanto con chicos como con chicas que ya realizaron el retiro, sus distintas experiencias vividas.

 En el movimiento, a parte de lo escrito anteriormente, también realizamos actividades como convivencias, misiones, invasiones de pueblo, y otros tipos de apostolados.

Explicación del logo

La vida es una aventura y como en toda aventura, el instrumento de orientación por excelencia es la brújula. Así es como el logo toma la estructura básica de una brújula, siendo las agujas que nos orientan y marcan el norte, la cruz de Cristo (Yo soy el camino, la verdad y la vida)

Los círculos de colores son las distintas instituciones naturales de nuestra sociedad con las cuales nos vinculamos. El camino a Cristo nace desde la célula más pequeña que es la familia y por eso está en la base de la cruz, para luego seguir presente en los demás círculos: la escuela, los amigos, la parroquia, los clubes, la nación y el mundo mismo.

El círculo azul muestra que, si bien la aventura de colores está en el mundo, tiene un fin trascendente y por eso la figura se eleva del círculo junto a la cruz de Cristo, marcándonos que estamos caminando en el mundo, pero vamos hacia Dios (fin trascendente del hombre).